Bukele inicia segundo mandato en El Salvador

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, asumió el sábado su segundo mandato prometiendo curar las "enfermedades" del país centroamericano recetando su medicamento para arreglar la economía, tras su exitoso tratamiento para curar el "cáncer de las pandillas" durante su primer mandato. cinco años en el cargo.

El ex director de un club nocturno, de 42 años, fue reelegido con una victoria aplastante con más del 80% de los votos en febrero, tras una decisión judicial que allanó el camino para su reelección a pesar de que la constitución del país lo prohíbe.

"La sociedad salvadoreña sigue enferma pero ya no tiene cáncer", dijo Bukele a la multitud desde el balcón del Palacio Nacional en la capital, San Salvador. El cáncer se refería a bandas criminales que alguna vez hicieron del país uno de los más mortíferos del mundo para vivir, pero que han sido controladas mediante arrestos masivos durante su liderazgo.

"Ahora que hemos solucionado lo más urgente, que era la seguridad, nos vamos a centrar en los problemas importantes, empezando por la economía", dijo el presidente, que enfrenta nuevos desafíos para rejuvenecer una economía estancada y abordar la pobreza. Bukele añadió que su "receta está funcionando".

La ceremonia de juramento del sábado tuvo lugar en medio de preocupaciones de seguridad después de que la policía dijera que había frustrado una amenaza de bomba.

Siete personas fueron arrestadas por conspirar para detonar explosivos en lugares de todo el país, dijo la policía el jueves, y agregó que los sospechosos formaban parte de la llamada Brigada Insurrección Salvadoreña.
Entre los asistentes a la ceremonia se encontraba el presidente libertario de Argentina, Javier Milei, y Donald Trump Jr, hijo del expresidente estadounidense Donald Trump, quien llegó a El Salvador el viernes. Su padre se convirtió a principios de esta semana en el primer expresidente de Estados Unidos condenado por un delito grave.

Bukele, de ascendencia palestina, ganó la reelección en febrero después de obtener una enorme popularidad en su primer mandato por transformar la seguridad en el país de 6,3 millones de habitantes que alguna vez fue uno de los más peligrosos del mundo.
Las autoridades bajo su supervisión han suspendido las libertades civiles para arrestar a más de 80.000 salvadoreños sin cargos, lo que ha generado críticas de grupos de derechos humanos, pero le granjeó seguidores devotos a nivel nacional y en toda la región por llevar la seguridad a las calles.

Con barrios más seguros, la preocupación pública se ha centrado ahora en la economía, que probablemente será el mayor desafío de Bukele en su segundo mandato. Más de una cuarta parte de los salvadoreños viven en la pobreza y el desempleo va en aumento.

EDA CHAT

  • https://stream1.305stream.com/proxy/client260/stream